Están todos invitados

Con una mezcla entre personas de carne y hueso y animación digital que se combinan de forma homogénea, la nueva apuesta de La Bella y la Bestia (2017) nos presenta una imagen a la vez real y mágica. Aquí nos reencontramos con los mismos personajes, las mismas canciones —con algunas más que se derivan de la versión de Broadway—, los mismos vestuarios, pero todo dotado de una nueva vida. Los actores hacen renacer estos nombres que nos acompañaron desde niños y nos traen de vuelta un resultado que deleita a grandes y pequeños.

Los remakes se han muy populares en los últimos años, y Disney es uno de los principales exponentes de esta tendencia. Sin embargo, esta cinta se distingue de muchos otros intentos ya que no busca ser diferente a la original, ni tampoco una copia exacta. El material original es la base sobre la cual el director trabaja para darle un sentido más profundo a la historia que ya conocemos, llenándola de nuevos sentidos y motivaciones. Esto la convierte en una película mucho más madura.

Así, estamos todos invitados a recorrer este castillo y descubrir sus maravillas secretas, pero a diferencia de los cuentos de hadas, aquí la magia y los encantamientos no son algo que se ve con frecuencia o que se espera ver, al contrario, es algo que produce miedo. Este criterio se aplica también a los protagonistas de la cinta, pues ambos son percibidos como fuera de la norma social impuesta por esa comunidad cerrada en la que están insertos; ya que se trata de un grupo que carece de la visión de algo mayor a lo que conocen.

Sabemos que en la mayoría de las películas originales Disney, nos encontramos con princesas que son calificadas según su belleza, salvadas por el príncipe azul y cuyas vidas cambian por este amor mágico que termina con todas la maldiciones. Por esto una de las preguntas que más se le hicieron a Emma Watson, como protagonista ahora de una de estas emblemáticas historias, fue sobre su punto de la vista sobre este clásico, siendo ella una reconocida feminista.

Para Emma, el caso de Bella es distinto a las otras denominadas ´princesas’, ya que nos encontramos con una mujer que es vista por los demás como una rareza. Una joven con la vista puesta más allá, soñando con una vida mejor, con aventuras y nuevos conocimientos. Pero que también está dispuesta a compartirlo con otras niñas del pueblo, a las que nadie más toma en cuenta. No se trata sólo de alguien aficionado a la lectura, también es una inventora y una educadora. No es una mujer indefensa, sino que es ella misma la que toma sus decisiones.
En esta nueva película se dieron el tiempo procurarnos más historia sobre los protagonistas. Tanto Bella como la Bestia tienen un tratamiento más profundo: en ambos casos hay flashbacks que nos hablan de las razones por las que llegaron a ser lo que son.

Así podemos enterarnos que la madre de Bella era también una mujer adelantada a su tiempo, y que la protagonista sigue sus pasos para crear una mejor vida para ella y su padre. Por ejemplo, inventa una máquina para lavar su ropa y ahorrarse tiempo, el que usa para enseñar a otras niñas a leer. La gente a su alrededor la encuentra hermosa, es verdad, pero siempre distinta, rara, por tener la nariz en un libro y la mente en algo mayor de lo que ellos pueden imaginar. Es por esto que muchas veces se ve enfrentada a situaciones donde la hostilidad hacia lo nuevo y el conocimiento la toca en primera persona, y su sueño de escapar de ese lugar se hace mayor.

Gastón es su mayor pretendiente, pero a la vez es un hombre de mentalidad cerrada, sin educación y que solo piensa en las apariencias, por eso mismo es rechazado una y otra vez por Bella y su padre. Ella no piensa en hijos y una vida sencilla. Por eso es tan importante su encuentro con la Bestia. Este personaje también viene con más antecedentes en esta versión; se habla de la muerte de su madre y la personalidad malvada de su padre. Tiene razones para ser el tipo de príncipe que puede terminar encantado por su frivolidad. Pero bajo la máscara de esta quimera que no tiene tacto y es guiado por su mal humor, hay un hombre letrado, que ha estudiado casi todos los libros de su enorme biblioteca. Esto es distinto a como se mostraba en la película antigua, donde es Bella quien le enseña a leer. Ahora los libros son algo que comparten, de ahí nace una amistad que luego se va trasformando en algo más.

No vemos un amor a primera vista, ya que como se dice en el prólogo: ¿Cómo alguien puede aprender a amar una bestia? Está claro que esa misma frase es la clave. No es un amor guiado por la imagen y la belleza. Se trata de conocer lo que está por dentro. Bella en todo momento desafía a este ser al que todos temían. No tiene miedo de negarle sus pedidos, de discutirle. Pero al mismo tiempo es capaz de ver lo que hay más allá, de ver la belleza que esta al interior de la bestia. Es por esto que no se trata de una prisionera que se enamora de su captor aceptando todas sus demandas e ideologías: Bella lo desafía, lo ayuda a reencontrarse con su lado humano y desde ahí es la Bestia quien cambia para logar formar esa tan esperada amistad.

Es importante también destacar que Disney acepta finalmente la homosexualidad de uno de sus personajes. Se trata de Le Fou, acompañante de Gastón, al cual le da su apoyo pero a la vez nunca deja de lado su autonomía, cosa que en la versión clásica no ocurre. Este hecho provocó la censura de la película en Malasia y Kuwait. En un esfuerzo por ser más inclusivos, la compañía se negó a retirar las escenas de este tipo, prefiriendo retirarla de cartelera.

Ningún tipo de controversia ha logrado perjudicar su éxito en la taquilla, todo lo contrario, su popularidad se ha mantenido en todas partes del mundo. Definitivamente es uno de los buenos remakes que se han hecho. Con esto, podemos olvidar intentos pasados de revivir clásicos como Blancanieves, Cenicienta, La caperucita Roja, etc. donde se hicieron intentos de actualizar las historias, sin llegar a un resultado de calidad. Por esto, los invitamos a disfrutar de una apuesta que cuida su materia prima para entregar una propuesta original y acorde a las inquietudes de hoy.

Ficha técnica:
Título original: “Beauty and the Beast”.
País: Estados Unidos
Año: 2017
Director: Bill Condon
Actores: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Josh Gad, Ewan McGregor, Ian McKellen, Emma Thompson.

Submit a comment